Trabajo Legislativo trabajo partidario

Las drogas y la prevención

Por Dra. Elsa Corbella

Presentación en power point

Escuchá la charla acá

La droga y la drogadicción son fenómenos que invaden a todas las sociedades del mundo y afectan de manera muy especial a los adolescentes y jóvenes, cualquiera que sea el ambiente al que pertenezcan. Se las presenta como si constituyeran un suplemento de libertad, como una fuente de convivencia o de bienestar.”

Suele decirse que las drogas han existido desde siempre, lo cual es cierto. Suele decirse que el consumo de drogas hoy es muy alto, lo que también es cierto. Igualmente es cierto que el consumo de drogas hoy acarrea un ingente número de problemas a las personas que las consumen, o a una parte de ellas, y que ello repercute no sólo en la esfera personal, sino que se extiende a la esfera familiar, social, judicial, sanitaria, orden público, etc. De ahí que conforme se ha ido incrementando el problema del consumo de drogas en las sociedades, especialmente a partir de los años 60 y 70 en la mayoría de ellas, coincidiendo con una mejora de las condiciones económicas, el incremento de intercambios entre países y continentes de personas y productos y un claro cambio en los valores sociales, la prevención del consumo de drogas se ve como una de las mejores alternativas para que este problema, ya grave por sí, no se haga incontrolable y se le pueda hacer frente.

Hoy sabemos que el consumo de drogas, tanto las de tipo legal (alcohol y tabaco), como las de tipo ilegal, sea marihuana o hachís, cocaína, drogas de síntesis, alucinógenos, heroína, etc., tienen una alta prevalencia, una alta incidencia en problemas para la salud de muchas personas y una importante morbimortalidad en muchos de sus consumidores, aunque son el alcohol y el tabaco los que producen la mayor mortalidad, aparte de enfermedades y discapacidades.

En nuestro país, cuando se habla de drogas se presta más atención a las drogas ilegales, especialmente la marihuana, el paco que estamos  padeciendo hace unos años, alcanzando hoy,  niveles  máximo, y que va en increscendo. Pero, día a día,  surgen nuevas sustancias con fuerza como la cocaína y las drogas de síntesis a nivel de consumo, junto al cannabis que se va incrementando sistemáticamente al descender la percepción del riesgo de la misma, donde se la asocia  a la vida recreativa, con fines terapéuticos, etc.

La prevención de las drogodependencias se ve como la alternativa al estado de cosas anterior o a una parte de ello; es decir evitar la aparición del problema, en este caso el consumo indebido de drogas. Pero para poder responder adecuadamente al reto que tenemos por delante tenemos que disponer de suficientes recursos teóricos y técnicos para lograrlo.

Actualmente podemos justificar que la ciencia de la prevención puede conseguir respuestas fiables y efectivas ante este problema, aunque no siempre puede  lograr una respuesta que solvente definitiva, rápida y para siempre el mismo.

¿QUÉ ES UNA DROGA, LA DROGODEPENDENCIA Y LA PREVENCIÓN?

La educación y la prevención deberán procurar orientar la acción hacia las razones que dan origen a este comportamiento, en vez de limitarse a actuar sobre los productos, aunque es útil proporcionar abundante información al respecto” (Pontificio Consejo para la pastoral de la salud)

Es conveniente definir algunos conceptos claves que nos van a seguir a lo largo de nuestro recorrido, como droga, drogodependencia o prevención.

Por droga entendemos, siguiendo la clásica definición de la OMS:

toda sustancia que introducida en el organismo vivo, puede modificar una o más funciones de éste”.

Por droga de abuso “cualquier sustancia, tomada a través de cualquier vía de administración, que altera el estado de ánimo, el nivel de percepción o el funcionamiento cerebral”.

Por ello hay que considerar según esta definición de drogas, tanto las que son de uso legal, el tabaco y el alcohol, como las de uso ilegal, como marihuana,  hachís, heroína, cocaína, drogas de síntesis, etc.

El resto de las definiciones insisten en lo mismo, por ejemplo el de la Asociación Americana de Psiquiatría, cuando se refiere a los trastornos relacionados con sustancias, se aplica a todas aquellas sustancias que introducidas en el organismo afectan o alteran el estado de ánimo y la conducta, acarrean trastornos incapacitantes para el consumidor en la esfera personal, laboral, social, física y familiar, así como síntomas y estados característicos como intoxicación, tolerancia, dependencia y síndrome de abstinencia. Incluye tanto las de tipo legal, como ilegal, junto a ciertos medicamentos y tóxicos.

Por drogadependencia entendemos, tal como la definió la OMS el

“Estado de intoxicación periódica o crónica producida por el consumo repetido de una droga natural o sintetizada y caracterizado por:

1) Deseo dominante para continuar tomando la droga y obtenerla por cualquier medio,

2) tendencia a incrementar la dosis,

3) dependencia física y generalmente psíquica, con síndrome de abstinencia por retirada de la droga, y

4) efectos nocivos para el individuo y para la sociedad”.

La dependencia a las drogas: el uso creciente de sustancias psicoactivas, es decir que tienen efectos estimulantes o inhibidores sobre el cerebro, la difusión de algunos de estos productos y la continua llegada de nuevas sustancias, generan una expectativa de bienestar que se transforma, con mucha frecuencia en sufrimiento y aflicción.

De esto, deriva de una compleja interrelación entre:

  • la personalidad de la persona,
  • la situación social y
  • el efecto de la sustancia elegida.

En consecuencia, resulta muy difícil tipificar la “personalidad adictiva”. Por el mismo motivo, no se puede hablar de sustancias que generan abuso ya que esto no depende solamente de la droga en sí sino de otros factores.

Para que una conducta sea adicta deben existir:

  • Una sustancia con características capaces de generar abuso.
  • Un individuo con necesidad de un consumo frecuente.
  • La concurrencia de factores tales como tolerancia, dependencia física y dependencia psíquica.
  • Deterioro del individuo, de su relación con el medio familiar y con el medio social.

Clasificación de las drogas:

Existen diferentes criterios para clasificar a las drogas. Se las puede agrupar según: los efectos que producen, la procedencia, la intensidad de la adicción que provocan, el tipo de dependencia, según la potencialidad farmacológica, si son legales o ilegales y muchas otras.

Clasificar las drogas como legales o ilegales resulta por demás subjetivo ya que se trata de una variable que depende de factores culturales, económicos e incluso políticos.

Otra variante de clasificación es la que se hace entre drogas “naturales” (marihuana, hachís, cocaína, opio) y “sintéticas“, es decir, obtenidas por procedimientos químicos (barbitúricos, anfetaminas, tranquilizantes, LSD). También están las sustancias “industriales“, llamadas “drogas de la pobreza” porque son fáciles de obtener y de bajo costo (pegamentos y combustibles).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó las drogas que pueden generar dependencia agrupando las que tienen efectos análogos e inducen pautas de comportamiento similares en los usuarios. En esta clasificación por los efectos que producen, podemos hablar de tres grandes grupos: estimulantes, depresores y alucinógenos.

  • Los  estimulantes son las anfetaminas, la cocaína, el éxtasis y las metilxantinas (cafeína, teofilina, mateína y otros). Estas drogas alteran el estado mental y estimulan el cerebro y el sistema nervioso central. El efecto que producen es el de aumentar y acelerar la actividad funcional. La forma de administración es variada: puede ser mediante ingestión, inyectada por vía intravenosa o aspirada por mucosas nasales.
  • Los depresores son los tranquilizantes (benzodiacepinas), los hipnóticos (barbitúricos y alcoholes), los analgésicos narcóticos (codeína, morfina, heroína, metadona y otros), los anestésicos (quetamina, éter, cloroformo y otros) y los disolventes inhalantes (acetona, tolueno y otros). Estas sustancias inducen al sueño y a relajar el sistema nervioso y deprimen o disminuyen la actividad corporal. La administración puede realizarse por vía intravenosa, oral o fumándolas.
  • Dentro del grupo de los alucinógenos podemos incluir al LSD (dietilamida del ácido lisérgico), el peyote, la mezcalina, polvo de ángel y los cannabis: hachís, aceite de hachís y marihuana. Estas drogas provocan en el individuo una alienación pasajera de la actividad psíquica, con distorsiones perceptuales y desplazamiento de la imaginación. Producen delirios, alucinaciones y estados de confusión y despersonalización.

Referido a la prevención, una definición útil es la de Martín (1995), quien definió la prevención de las drogadependencias del siguiente modo:

“es un proceso activo de implementación de iniciativas tendentes a modificar y mejorar la formación integral y la calidad de vida de los individuos, fomentando el autocontrol individual y la resistencia colectiva ante la oferta de drogas”

Un programa preventivo es un conjunto de actuaciones con el objetivo específico de impedir, o retrasar, la aparición del problema al que se dirige dicho programa preventivo, que en el caso de las drogas es impedir, o retrasar, la aparición de conductas de consumo y abuso de las distintas drogas (Becoña,1995).

“Una prevención unida a una educación adecuada, que proponga el verdadero sentido de la vida y que dé prioridad a los valores” (Papa Juan Pablo II)  Es decir que debemos recuperar en nuestra sociedad los valores humanos del amor y de la vida, restaurando nuevas relaciones humanas, basadas en valores espirituales y afectivos

También el Papa Juan Pablo reitera permanentemente que es “la terapia del amor, porque Dios es amor, y el que vive en el amor actualiza la comunión con los demás y con Dios”.

No se trata simplemente de prohibir la droga, ni de controlar su distribución. Aunque estas cosas son necesarias, el problema de la drogadicción tiene sus raíces en la sociedad misma. Es por ello que es necesario un compromiso de la sociedad en su conjunto. Padres, maestros, medios de comunicación, instituciones, etc., deben comprometerse a construir una sociedad nueva, donde sean promovidos los valores auténticos, especialmente los espirituales. De no hacerlo así, todas las estrategias de prevención serán inútiles, pues el problema de fondo seguirá existiendo.

Para las personas que ya han caído en el abuso de drogas, no bastan los simples tratamientos médicos, dado que existen otros problemas del individuo que están detrás del hecho de su drogadicción. Es necesario, junto con el tratamiento médico de desintoxicación propiamente dicho, un tratamiento de rehabilitación que haga que la persona redescubra su valor y su identidad más profunda. Este tratamiento no será posible sin la participación del individuo, sin su voluntad de cambiar. El apoyo de la familia y una adecuada asistencia espiritual son también fundamentales para la rehabilitación.

Tipos de Prevención
1. Prevención primaria: Todo aquello que se efectúe con respecto a la macro comunidad en su conjunto, actuando antes que la drogadicción se manifieste. (EVITAR)
2. Prevención secundaria: Es la que trata de limitar la enfermedad ya declarada, asistiendo terapéuticamente al adicto. (TERAPEUTICO)
3. Prevención terciaria: Es la que trata de recuperar al máximo el potencial de la persona. (REHABILITACION)

Conceptos básicos sobre drogas

Hay varios conceptos que permiten comprender a qué nos referimos cuando hablamos sobre drogas. Vista ya su definición, así como la de la prevención de las drogodependencias, otros conceptos relevantes son los de dependencia, síndrome de abstinencia, intoxicación, tolerancia, etc.

  • Abuso de sustancias psicoactivas. Se produce cuando hay un uso continuado a pesar de las consecuencias negativas que ello acarrea para el individuo.
  • Dependencia de sustancias psicoactivas. Se produce cuando hay un uso excesivo de la sustancia que produce consecuencias negativas significativas a lo largo de un amplio periodo de tiempo.
  • Dependencia física. Estado de adaptación que se manifiesta por la aparición de intensos trastornos físicos cuando se interrumpe la administración de la droga o se influye en su acción por la administración de un antagonista específico.
  • Dependencia psíquica o psicológica. Situación en la que existe un sentimiento de satisfacción y un impulso psíquico que exigen la administración regular o continua de la droga para producir placer o evitar malestar.
  • Dependencia física en la que el cuerpo se adapta a la droga, por lo que requiere cantidades mayores de la misma para lograr un determinado efecto (tolerancia) y provoca síntomas físicos o mentales específicos si la droga se interrumpe abruptamente (privación o abstinencia).
  • Droga de abuso. Cualquier sustancia, tomada a través de cualquier vía de administración, que altera el estado de ánimo, el nivel de percepción o el funcionamiento cerebral..
  • Intoxicación aguda. Estado transitorio consecutivo a la ingestión o asimilación de sustancia psicótropa o de alcohol que produce alteraciones del nivel de conciencia, de la cognición, de la percepción, del estado afectivo, del comportamiento o de otras funciones y respuestas fisiológicas y psicológicas.
  • Síndrome de abstinencia. Es el conjunto de síntomas y signos que aparecen en una persona dependiente de una sustancia psicoactiva cuando deja bruscamente de consumirla o la cantidad consumida es insuficiente.
  • Síndrome de dependencia. Conjunto de manifestaciones fisiológicas, comportamentales y cognoscitivas en el cual el consumo de una droga, o de un tipo de ellas, adquiere la máxima prioridad para el individuo, mayor incluso que cualquier otro tipo de comportamiento de los que en el pasado tuvieron el valor más alto. La manifestación característica del síndrome de dependencia es el deseo, a menudo fuerte y a veces insuperable, de ingerir sustancias psicoactivas ilegales o legales, aun cuando hayan sido prescritas por un médico.

La recaída en el consumo de una sustancia, después de un periodo de abstinencia, lleva a la instauración más rápida del resto de las características de la dependencia, de lo que sucede en individuos no dependientes.

  • Tolerancia. Estado de adaptación caracterizado por la disminución de la respuesta a la misma cantidad de droga o por la necesidad de una dosis mayor para provocar el mismo grado de efecto fármaco dinámico.
  • Trastornos por uso de sustancias psicoactivas. Denominación que se aplica a todas aquellas sustancias que introducidas en el organismo afectan o alteran el estado de ánimo y la conducta, acarrean trastornos incapacitantes para el consumidor en la esfera personal, laboral, social, física y familiar, y padece síntomas y estados característicos como intoxicación, tolerancia, dependencia y síndrome de abstinencia.

¿Qué consecuencias tiene el consumo de sustancias ilegales en los adolescentes? ¿Y ante que señales debemos prestar atención ante la sospecha de que un joven consume drogas?  

Un joven sufre un trastorno por uso de sustancias cuando consume ciertos tipos sustancias con frecuencia y de manera compulsiva (no sabe decir que no), por lo que afecta negativamente a su salud, o su desarrollo personal, a sus relaciones con la familia o con sus amigos, a sus estudios o su trabajo, o le ocasiona problemas económicos o legales.

Una combinación de factores (biológicos, psicológicos y sociales) puede hacer que la persona pierda el control sobre el uso de la sustancia y sea incapaz de parar su consumo, aunque sea consciente de los perjuicios que le provoca.

Algunas drogas que se consumen en nuestro medio:

1º.- Marihuana (cannabis)

 La marihuana se fabrica a partir de la planta de cannabis, Cannabis sativa. La principal sustancia química psicoactiva (que altera la mente) de la marihuana es el delta-9-tetrahidrocannabinol, o THC.

Forma usuales de consumo: Mezcla de hojas, tallos, semillas o flores secos, triturados, y de color verdoso y gris; resina (hachís) o líquido negro pegajoso (aceite de hachís).

Formas en que se suele consumir: Fumada, comida (mezclada en alimentos o preparada como té)

Posibles efectos para la salud:

A corto plazo: Mayor percepción sensorial y euforia, seguida por somnolencia o relajación; retraso en el tiempo de reacción; problemas de coordinación y equilibrio; aumento de la frecuencia cardíaca y el apetito; problemas de aprendizaje y memoria; alucinaciones; ansiedad; ataques de pánico; y psicosis. Pérdida de la memoria y la atención. Ojos enrojecidos.

A largo plazo: Problemas de salud mental, tos crónica, o infecciones respiratorias frecuentes.

Otros problemas de salud: Juventud: posible pérdida de puntos del cociente intelectual (CI) cuando el consumo repetido empieza en la adolescencia. Embarazo: bebés nacidos con problemas de atención, de memoria y de capacidad para resolver problemas.

2º.-Cocaína: Sustancia estimulante poderosamente adictiva fabricada a partir de las hojas de la planta de coca, originaria de América del Sur.

Formas usuales de consumo: Polvo blanco, cristal de roca blanca

Formas en que se suele consumir: Inhalada, fumada, inyectada

Posibles efectos para la salud:

A corto plazo: Estrechamiento de los vasos sanguíneos; pupilas dilatadas; aumento de la temperatura corporal, la frecuencia cardiaca y la presión arterial; dolor de cabeza; dolor abdominal y náuseas; euforia; aumento de energía y estado de alerta; insomnio, inquietud; ansiedad; conducta errática y violenta, ataques de pánico, paranoia, psicosis; problemas del ritmo cardiaco o ataque cardíaco; derrame cerebral, convulsiones, estado de coma.

A largo plazo: Pérdida del sentido del olfato, hemorragias nasales, daños nasales y dificultad al ingerir o inhalar; infección y muerte del tejido intestinal debido a la reducción del flujo sanguíneo; desnutrición y pérdida de peso debido a la reducción del apetito.

Otros problemas de salud: Embarazo: parto prematuro, bajo peso al nacer, síndrome de abstinencia. neonatal. Riesgo de contraer VIH, hepatitis y otras enfermedades infecciosas por compartir agujas.

3º.- Alcohol: Las personas beben alcohol para socializar, celebrar y relajarse. El alcohol suele tener un fuerte efecto en las personas (y a lo largo de la historia, las personas han tenido dificultad para entender y manejar el poder del alcohol). ¿Por qué el alcohol hace que las personas actúen y se sientan diferentes? ¿Cuánto es demasiado? ¿Por qué algunas personas se vuelven adictas y otras no? El Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo está investigando las respuestas a estas y muchas otras preguntas sobre el alcohol. Esto es lo que sabemos: 

Los efectos del alcohol varían de persona a persona, según una multiplicidad de factores, incluso los siguientes: 

  • la cantidad que se bebe 
  • la frecuencia con que se bebe 
  • la edad 
  • el estado de salud 
  • los antecedentes familiares 

4º.-Éxtasis: Sustancia psicoactiva sintética similar al estimulante anfetamina y al alucinógeno mescalina. La MDMA es una abreviatura del nombre científico 3,4-metilenedioximetanfetamina.

Formas usuales: Tabletas coloridas con logos imprimidos, cápsulas, polvo, líquido

Posibles efectos para la salud:

A corto plazo: Menor inhibición; mayor percepción sensorial; confusión; depresión; problemas para dormir; ansiedad; aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial; tensión muscular; apretamiento de los dientes; náuseas; visión borrosa; debilidad; escalofrío o sudoración; aumento brusco de la temperatura corporal que lleva a insuficiencia hepática, renal o cardíaca y la muerte.

A largo plazo: Confusión duradera, depresión, problemas de atención, memoria y sueño; mayor ansiedad, impulsividad, agresión; pérdida del apetito; menor interés en el sexo.

5º.-Tabaco: Planta cultivada por sus hojas, las cuales se secan y se fermentan antes de usar.

A corto plazo: Aumento de la presión arterial, la respiración y la frecuencia cardíaca.

A largo plazo: Riesgo mucho mayor de cáncer, en particular, cáncer de pulmón cuando se fuma y cánceres orales cuando se mastica; bronquitis crónica; enfisema; enfermedad cardíaca; leucemia; cataratas; neumonía.

Otros problemas de salud: Embarazo: aborto espontáneo, bajo peso al nacer, parto prematuro, muerte fetal, problemas de aprendizaje y comportamiento.

6º.- LSD: Alucinógeno fabricado a partir del ácido lisérgico, el cual se encuentra en el cornezuelo, un hongo que crece en el centeno y otros granos.

Formas usuales: Tabletas, cápsulas, líquido transparente, cuadrados pequeños de papel absorbente decorados a los que se les añade el líquido

Formas de consumir: Ingerido, absorbido por el tejido bucal (cuadrados de papel)

Posibles efectos para la salud

A corto plazo: Cambios emocionales rápidos; distorsión de la capacidad de la persona para reconocer la realidad, pensar racionalmente o comunicarse con los demás; aumento de la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal; mareos, insomnio; pérdida del apetito; boca seca; sudoración; entumecimiento; debilidad; temblores; pupilas dilatadas.

A largo plazo: Flashbacks alarmantes (llamados trastorno perceptivo persistente por alucinógenos [TPPA]); perturbaciones visuales en curso, pensamientos desorganizados, paranoia y cambios de humor.

¿Cuáles son las señales de alarma?

Señales físicas

  • Pérdida de peso
  • Hipertensión
  • Ojos rojos
  • Irritación nasal
  • Ronquera
  • Tos crónica
  • Dolor de pecho
  • Marcas de jeringuilla
  • Lesiones 

Hábitos personales

  • Uso de gotas oculares
  • Alteración del sueño y del apetito 
  • Higiene deficiente
  • Pérdida de interés por los deportes
  • Nuevos amigos o intereses
  • Cambios en la forma de vestir
  • Nuevos intereses musicales especiales 

Rendimiento académico

  • Alteraciones de la memoria
  • Pobreza mental
  • Informes de la escuela negativos y críticos
  • No asistencia a clase
  • Falta de interés por los estudios
  • Problemas con los maestros
  • Suspensos y expulsiones

Se producen cambios emocionales y de conducta

  • Actividades de riesgo
  • Estado de ánimo muy variable
  • Depresión
  • Reacciones de pánico
  • Trastornos como alucinaciones o delirios
  • Problemas con las amistades o familia
  • Robos
  • Promiscuidad
  • Problemas legales 

¿Qué hay que hacer ante una sospecha? 

Cuando tenemos la sospecha es importante actuar pronto, ya que la intervención y detección precoz evita que el trastorno se consolide o se complique con problemas asociados y también facilita la recuperación.

 Si la persona se niega a recibir ayuda porque considera que su consumo no es perjudicial, es necesario hacerle ver los riesgos físicos, psicológicos y sociales a los que se expone y la importancia de seguir un tratamiento especializado si es necesario.

Es importante recordar: 

  • El consumo de sustancias es un factor de riesgo para el correcto desarrollo intelectual, afectivo y social del adolescente.
  • Las drogas de mayor consumo son el alcohol, el tabaco, el paco,el cannabis y la cocaína.
  • No existe una modalidad única de tratamiento ya que debe adaptarse al tipo de sustancia y a la persona.
  • Es importante consultar al médico o al especialista cuando exista el presentimiento de consumo perjudicial.
  • La intervención precoz reduce el riesgo de que aparezcan problemas mentales.

“En la base del abuso de la droga suele haber un vacío existencial debido a la ausencia de valores y a una falta de confianza en uno mismo, favorecida por fuertes intereses económicos y a veces también políticos, se ha difundido por el mundo entero”

(Papa Juan Pablo II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s