Historia

Somos un grupo de ciudadanos cordobeses ajenos a la actividad política, que decidimos meternos en política para cambiar la política. Durante años nos limitamos a quejarnos de la inoperancia, errores y corruptelas de políticos y gobernantes. Protestamos mirando desde fuera la política, sin aportar nada positivo para el cambio -que es cada vez más urgente y necesario-. Quizá fuimos como vos: el ambiente contaminado de la política no es para mí? Fueron años de queja estéril, que no produjeron ningún cambio.

Un día nos sinceramos con nosotros mismos: si solo se involucran en política los de siempre, nuestros gobernantes serán los de siempre, y nos gobernarán como siempre -de acuerdo con los intereses de la casta gobernante y no los de Córdoba. La única forma de cambiar las cosas es que los ciudadanos de a pié nos adueñemos de la política provincial.

logo con raleway-01

Así nace a comienzos de 2011, Encuentro Vecinal Córdoba, mediante la fusión de Encuentro por Córdoba y la Unión Vecinal Córdoba. A los dos meses de obtener la personería partidaria, participamos en nuestra primera elección. Sólo presentamos candidatos a Legislador Provincial en la lista completa. No teníamos gente capacitada para los demás cargos en juego -de Intendente a Presidente de la República, pasando por Gobernador de la Provincia-. Con casi 33.000 votos fuimos la quinta fuerza -entre 14 participantes-, y obtuvimos un Legislador Provincial, el Dr. Aurelio García Elorrio. Sus años como legislador han sido memorables, al punto de ser reconocido como “legislador del año” 3 veces consecutivas, por los periodistas acreditados en la Legislatura.

Otros cuatro temas nos distinguen de todos los partidos políticos en la Provincia:

  • El respeto sin excepciones ni condicionamiento alguno, de la dignidad de todo ser humano, desde el comienzo de su vida en la concepción, hasta su muerte natural;
  • La promoción del matrimonio entre una mujer y un varón, con la debida protección jurídica y social, para asegurar su estabilidad. Esta unión da origen a la familia, que es la célula básica de la sociedad a la que aspiramos;
  • La tutela del derecho-deber de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones, también en los campos de la moral y religioso; sin interferencias o imposiciones del Estado o de los gobieros de turno. Esto garantizará la educación en la libertad a las futuras generaciones de cordobeses, que no serán manejados como títeres por los funcionarios de turno;
  • Todo el comprometedor campo del Bien Común Político, con sus múltiples y ricas opciones concretas posibles. El Bien Común es el bien de todos, no el de la mayoría, ni mucho menos el de los amigos del poder. Puede no beneficiar a todos, pero nunca debe dañar a nadie. El el nuevo paradigma: pensar y ejecutar todo lo político, mirando al bien objetivo de todos y cada uno de los cordobeses.